ESTUDIANTES

Menú de navegación

Jueves, 26 Marzo 2015 00:00

Reseña del primer debate abierto entre profesores de economía

Valora este artículo
(1 Voto)

Este Blog de Estudiantes es una espacio de los estudiantes para el intercambio de ideas, propuestas y posiciones en temas de interés de nuestra comunidad. Un buen ejemplo es el actual debate sobre el plebiscito del 2 de octubre y la necesidad de promover el intercambio informado de ideas. Para ello invitamos a todos los estudiantes para que planteen sus propuestas y opiniones a través de este espacio. Nosotros como Facultad promoveremos el balance y la apertura a la diversidad de posiciones

 

Una de nuestras propuestas como consejo estudiantil de economía era hacer debates entre profesores. La idea es acercar a los estudiantes con su facultad y plantear discusiones informales que no se dan en las clases, donde sólo hay un profesor presentando su punto de vista. Queremos traerles una reseña del primer debate que organizamos este semestre, entre Hernán Vallejo y Hernando Matallana. El debate tuvo lugar el 6 de febrero en la Universidad de los Andes. Los profesores discutieron sobre la economía neoclásica y sus alternativas. Esta reseña abre el espacio para continuar el debate con todos los estudiantes de la facultad.

deb2

El debate tuvo dos partes. En la primera parte se abordó el tema de la función de producción, los supuestos y los modelos neoclásicos, comparados con sus alternativas post-keynesianas. En la segunda parte se habló de comercio internacional y de qué tipo de políticas beneficiaban más a los países.

Hernando abrió el debate como tal planteando postulados sobre los que se fundamenta la economía liberal. Matallana hizo el contraste entre la economía neoclásica y la economía monetaria de producción. Seguidamente, lanzó críticas contra la función cobb-douglas y la modelación neoclásica en general partiendo de ‘los debates de las dos Cambridge’. Sus principales puntos se resumían en que la modelación en la teoría neoclásica requería de supuestos que llevaban a contradicciones internas en la lógica de los modelos.

Hernán contestó a la crítica planteando que la economía neoclásica debía verse como una herramienta para pensar el mundo, pero no como una descripción detallada de él. "Si nos ponemos a exigirle mucho a un modelo, pues qué sorpresa… ninguno va a funcionar" dijo. De esta forma, Vallejo rechazó las críticas planteadas por Matallana por cuestiones de forma, y destacó las bondades de la economía neoclásica como instrumento para la formulación de políticas. Para concluir su respuesta, Hernán preguntó: "ya sabemos que la teoría neoclásica no es perfecta, pero es la mejor de las alternativas, ¿o alguien conoce una mejor?". Hernando alzó la mano como respuesta a la pregunta planteada.

Ambos profesores tuvieron la oportunidad de presentar sus modelos y la lógica interna que los impulsa. Allí quedo en evidencia que no estaban de acuerdo -para sorpresa de nadie- pero que había validez intelectual en ambos puntos de vista. Esto fue reconocido por ambos, quienes insistieron que los argumentos empíricos eran insuficientes, porque la evidencia siempre se acomoda al modelo para decir, en últimas, lo que uno quiera que diga.

Para Matallana, el anterior fue un acuerdo interesante, porque desacredita la capacidad instrumental como justificación de la validez de una teoría. No obstante, a la hora de presentar el funcionamiento de sus modelos, Vallejo logró mostrar igual validez que Matallana, estando cada uno parado desde perspectivas distintas.

En la segunda parte del debate, y para la tranquilidad de Hernán, pasamos por fin al tema de comercio internacional. Así como Hernando había preparado unas diapositivas y unas citas listando sus críticas contra la función cobb-douglas, Hernán había preparado unos gráficos en defensa de las teorías ortodoxas del comercio. A pesar de lo dicho anteriormente sobre el problema de la evidencia como argumento. Hernán mostró como eran los modelos neoclásicos los que se ajustaban a la evolución de la balanza comercial, obedeciendo a una lógica ortodoxa; y no los datos los que estaban siendo acomodados a una teoría formulada posteriormente.

Nuevamente, ambos profesores plasmaron en unos modelos sencillos la lógica interna de cada teoría. Aunque Hernán quedó insatisfecho con las explicaciones de Hernando, específicamente con las variables de ajuste para el equilibrio, en ambos casos se evidenció nuevamente que las diferencias provenían del hecho de tener paradigmas distintos.

Hernando planteó argumentos en favor de una balanza comercial positiva. Una estrategia, si se quiere, más de tipo mercantilista. Un país tendría ventajas absolutas, decía Hernando, si logra hacer que su moneda se convierta en un referente internacional por medio de la subvaluación. Hernán estuvo de acuerdo con esta afirmación, pero insistió en que esta clase de políticas empeoran el bienestar de los ciudadanos del país, pues el balance comercial positivo se logra sacrificando inversión doméstica. Fue en este punto donde se llegó a otra divergencia irreconciliable. Mientras Hernán decía que el comercio obedece a una lógica de mejorar las posibilidades de consumo de la población, Hernando planteaba que el comercio favorece a los países cuyas monedas son referentes internacionales, y que lograr esto debe ser un objetivo de las políticas comerciales.

Los profesores concluyeron contentos el evento de haber expuesto sus puntos de vista y haber debatido. Los estudiantes pudieron comparar las dos visiones, pero evidentemente, el debate no acabó ahí. Abrimos este espacio para seguirlo. No solo sobre estos dos temas, que necesariamente fueron resumidos para esta entrada. Tampoco presentando la economía monetaria de producción como única alternativa. ¿Qué más se puede decir a favor o en contra de la economía neoclásica?

Ver reglas del blog

Visto 4192 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Septiembre 2016 10:01

Deja un comentario

LOGIN