PROFESORES

Menú de navegación

Jueves, 31 Enero 2019 00:00

A mayor polarización respecto a una política, mayor ignorancia habrá en el debate público

Valora este artículo
(0 votos)

 

Desde la Academia

A mayor polarización respecto a una política, mayor ignorancia habrá en el debate público

 

José Alberto Guerra

En un mundo complejo, no es extraño que los proyectos de ley que se discuten en el Congreso tengan consecuencias inciertas.

Ante esta incertidumbre, sería de esperar que los hacedores de política propendieran a estar bien informados. Por ejemplo: que consulten públicamente a expertos, que evalúen la evidencia internacional, o bien que exijan varios debates públicos, en las respectivas comisiones, para analizar temas relacionados a los proyectos de Ley. Tristemente, la evidencia del Congreso colombiano muestra que, algunas veces, la ignorancia colectiva parece ser la norma.

El debate sobre la implementación de impuestos a las bebidas azucaradas es buen ejemplo de esto. La evidencia científica muestra que dichos impuestos pueden incentivar hábitos de consumo más saludables y así reducir la obesidad. Pero también pueden tener resultados contrarios, ya que, al hacer más costoso su acceso, los consumidores pueden dejar de lado alimentos complementarios saludables, mientras aumentan la demanda de comida chatarra, y por tanto la obesidad podría incrementarse. En Colombia ha sido común que, en esta discusión, se silencien a los expertos o no se incluyan siquiera las iniciativas en los debates del Congreso. En situaciones similares, se han establecido mecanismos de fast-track que impiden discusiones profundas sobre políticas con resultados inciertos.

En un artículo reciente, junto con Boris Ginzburg, nos preguntamos ¿Por qué una sociedad decide no informarse antes de tomar decisiones de política pública? Lo que encontramos es deprimente: entre más divisiva sea la política pública en discusión, o más polarizados sean los intereses de los legisladores en cuanto a sus resultados, estos demandarán menos información pública en los debates, y será más probable que voten bajo ignorancia. Es decir, cuando más beneficiosa podría ser la información para tomar una decisión más sopesada, los legisladores tendrán una preferencia colectiva por no informarse.

En Economía existe una amplia evidencia que muestra el efecto negativo que tienen la  heterogeneidad social y la polarización sobre el desarrollo económico. Nuestro estudio sugiere que una heterogeneidad en particular afecta el grado de información de una sociedad de cara a debates de interés público. Sociedades divididas son más propensas a tomar decisiones a la ligera y a votar sobre reformas sin analizar cuidadosamente sus consecuencias.

¿Qué determina la existencia de una preferencia colectiva por la ignorancia?

Volviendo al caso del impuesto a las bebidas azucaradas; antes de votar sobre la implementación de dicha política, el Congreso puede decidir si consulta un panel de expertos que determine si la demanda de comida chatarra aumentará o disminuirá después del impuesto. Como es usual en una legislatura, algunos congresistas poseen unas ideas preconcebidas, o intereses ocultos, y votarán a favor o en contra del impuesto sin importar la evidencia. Estos congresistas “partidistas” estarán en contra de consultar a los expertos ya que su decisión no depende de su concepto. También hay congresistas que pueden cambiar de opinión según la evidencia que se les presente. Estos congresistas “independientes” pueden tener  posiciones opuestas respecto a cuándo favorecer la implementación del impuesto. El principal resultado de nuestro estudio sugiere que si esta política es divisiva, y no existe el suficiente acuerdo entre los “independientes”, la decisión colectiva sobre si informarse o no dependerá de los congresistas más “partidarios”, quienes prefieren decidir bajo ignorancia. El resultado se mantiene aun cuando el costo de informarse es nulo.

Aunque nuestro análisis se basa en una abstracción de la realidad, nos deja una par de moralejas interesantes, sobre todo para el escenario actual de polarización en el país. Por ello es importante el apoyo ciudadano a instituciones que hagan al público más informado, tal como lo es una prensa libre; o seguir fortaleciendo las tradiciones de debates políticos y contraste de opiniones basada en evidencia. También, a desconfiar de situaciones en las que el Gobierno, o el Congreso, desee aprobar leyes a “pupitrazo limpio”.

Fuente original EL ESPECTADOR

Visto 248 veces

Deja un comentario

LOGIN