FACULTAD

Menú de navegación

La revista Science
23 de Marzo de 2010
El texto es parte de la investigación Las raíces de la sociabilidad humana en la que participa una red de investigadores de varias ciencias sociales, financiada por National Science Foundation, y que aplica experimentos económicos en sociedades de diferentes regiones del mundo.

En el artículo “Markets, religion, community size and the evolution of fairness and punishment” (“Mercados, religión, tamaño de la comunidad y la evolución de la justicia y el castigo social”) los autores analizan los datos de tres juegos clásicos de la economía experimental (Dictador, Ultimátum y Sanción de terceros) aplicados en diferentes sociedades que incluyeron forrajeros o extractivistas, pastoralistas, y agricultores.

Los otros autores del ‘paper’ son Joseph Henrich, Jean Ensminger, Richard McElreath, Abigail Barr, Clark Barrett, Alexander Bolyanatz, Michael Gurven, Edwins Gwako, Natalie Henrich, Carolyn Lesorogol, Frank Marlowe, David Tracer y John Ziker.

El profesor Juan Camilo Cárdenas, de la Facultad de Economía y el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico –Cede-, hace parte de esta red desde el 2002.

Este mismo grupo había publicado un artículo en Science en el 2006 (312: 1767- 1770) bajo el título de “Costly Punishment Across Human Societies”, y otro artículo“More 'altruistic' punishment in larger societies”en los Proceedings of the Royal Academy” en el 2008 (275, 587-590). En los próximos meses el grupo publicará además un libro con los resultados de este proyecto.

Sobre el texto, Cárdenas explica:

“Allí encuentran que los niveles individuales de lo que consideran justo (fairness) en interacciones efímeras está correlacionado con la integración a los mercados, la participación en religiones mundiales. También, que la sanción a acciones injustas está correlacionada con el tamaño de la comunidad, encontrando que las sociedades de tamaños muy pequeños realizan muy poca o ninguna sanción de terceros a acciones injustas.

Los resultados ofrecen algunas respuestas a algunas paradojas de la evolución del comportamiento económico de los individuos y las sociedades. Por una parte, los mecanismos evolutivos que están asociados a las relaciones parentales y de reciprocidad que determinan la sociabilidad en los primates no humanos, no deberían extenderse a las sociedades de gran tamaño con menos relaciones parentales.

La teoría sugeriría que la evolución de grandes sociedades hubiese requerido normas e instituciones que sustenten la justicia (fairness) en intercambios efímeros. Si este argumento teórico fuese cierto, las instituciones de grandes sociedades tales como los mercados y religiones mundiales deberían estar asociadas a mayores niveles de equidad y justicia (fairness) y a mayores niveles de sanción de terceros a la injusticia. Con tres experimentos económicos aplicados en 15 sociedades de diferentes características se encuentra que la integración al mercado medida a través del porcentaje de calorías que se adquiere en el mercado está correlacionada a los niveles de justicia en las acciones individuales, así como la participación en una religión mundial (cristianismo e islam en este caso), aunque no para todas las medidas de justicia. Los resultados sugieren que la prosocialidad moderna no es solamente el producto de la sicología innata en los individuos sino el reflejo de las normas e instituciones que han emergido a lo largo de la historia”.

Reseñas