FACULTAD

Menú de navegación

Covid-19 en Colombia: una mirada a los datos #11
26 de Octubre de 2020

Covid-19-en-Colombia-No.11


Este es el undécimo de una serie de reportes periódicos que el CEDE publica con un análisis gráfico de la evolución del Covid-19 en Colombia a partir de los datos públicos de salud. El análisis, de Jorge Tovar, lo pueden seguir también con actualizaciones diarias en su cuenta de Twitter @JorgeATovar

Esta semana Colombia superó el millón de casos positivos por coronavirus. A la fecha, se ha reportado oficialmente que en 1’015.885 colombianos contrajeron la enfermedad. Son, por supuesto, casos reconocidos, pues es bien sabido que, como en el resto del mundo, hay un subreporte significativo. Los infectados por Covid-19 son más que los que se pueden detectar. La pandemia se ha cobrado la vida de 30.154 personas fallecidas cuya causa oficial es el virus. Son ya, además, 915.451 recuperados. Como ya se vislumbraba la semana pasada, la cifra redonda del millón de casos oficiales coincide con el inicio de la segunda ola (Figura 1).

Figura1-r11

El millón de casos es una buena oportunidad para comentar ciertas informaciones periodísticas que, con ocasión de la efeméride, apuntaban a que Colombia era el octavo país del mundo con mayor número de casos. Siete meses después de declarada la pandemia, no deberían realizarse ese tipo de afirmaciones sin, como mínimo, aclarar el significado de las cifras en las que se basan para realizar tal afirmación.

El número de casos positivos oficiales depende de muchos factores, como puede ser el número de habitantes o el número de pruebas que se realicen. Incluso, puede ser un factor relevante el tipo de pruebas. Las PCR, que son las que se reportan en la Figura 1, son más precisas que otras alternativas. Cada país tiene su propia forma de contabilizar la pandemia, en términos de casos positivos, de pruebas, y hasta de fallecidos pues, algunos suponen que unos se murieron por Covid, otros lo deben comprobar. Algunos contabilizan las pruebas por individuo, otros pueden contabilizar un individuo las veces que se haga una prueba. En esencia, la comparabilidad entre países es muy compleja y aquello de que somos el “octavo país con más casos positivos” es, si no información falsa, sí datos que deben corroborarse y aclarar al lector la interpretación que se está realizando. 

Figura2-r11

En lo que respecta a Colombia, el virus ha probado tener una interesante dimensionalidad regional. No se comporta igual en todas las regiones. La Figura 2, considerando la fecha de inicio de síntomas, muestra que la segunda ola está ya operando definitivamente en Bogotá y Medellín, más no en Barranquilla. En Cali, se podría afirmar que no se tocó pico nunca, sino que se estabilizo en una meseta hace ya prácticamente tres meses. Por ahora, de la meseta no se baja. En otras regiones (Figura 3), tras el pico, con diferentes niveles de pendiente, el descenso por ahora continua, quizás con la excepción de Cartagena que ha mostrado a lo largo de la pandemia los comportamientos más erráticos de los que aquí se presentan.


Figura3-r11

En resumen, los comparativos internacionales debe realizar con los matices apropiados para no confundir a los lectores. Además, se observa que el comportamiento de la pandemia no es uniforme a través de regiones habiendo importantes diferencias en el estado de la misma según la ciudad que se analice. 

Vea el reporte No.1

Vea el reporte No.2

 Vea el reporte No.3 

Vea el reporte No.4

Vea el reporte No.5

Vea el reporte No.6

Vea el reporte No.7

Vea el reporte No.8

Vea el reporte No.9

Vea el reporte No.10