Menú de navegación

EMPLEO MATERNAL, CUIDADO INFANTIL FUERA DEL HOGAR Y DESARROLLO COGNITIVO DE LOS NIÑOS

El Efecto del Empleo Maternal y el Cuidado Infantil fuera del Hogar sobre el Desarrollo Cognitivo de los Niños (International Economic Review, 2008)
Estimación Cuasi-estructural de un Modelo de Decisiones de Cuidado Infantil y la Función de Producción de Habilidad Cognitiva Infantil con Michael Keane (Journal of Econometrics, 2010)
Decisiones de Cuidado Infantil fuera del Hogar y el Desarrollo Cognitivo de los Niños: El Caso de las Madres Solteras con Michael Keane (Journal of Labor Economics, 2011)
 
En esta serie de documentos se estudian los efectos del empleo maternal y el cuidado infantil fuera del hogar sobre el desarrollo cognitivo de los niños y niñas, utilizando datos de Estados Unidos. Utilizando datos provenientes de la Encuesta Nacional Longitudinal de Jóvenes de Estados Unidos (1979) se documenta a través de varias metodologías estadísticas (estimación estructural y cuasi-estructural, variables instrumentales, mínimos cuadrados ordinarios, efectos fijos) que el cuidado infantil fuera del hogar tiene, en promedio, un efecto negativo y significativo sobre el desarrollo cognitivo de los niños (medido con base en puntajes de la prueba de habilidad verbal Test Peabody de Imágines Visuales). Los resultados indican que el efecto del cuidado infantil fuera del hogar durante un año debido a empleo maternal de tiempo completo está asociado con una reducción de entre 0.12 y 0.16 desviaciones estándar (1.8% a 2.5%) en las pruebas de habilidad verbal. Los resultados también muestran que gran parte del efecto negativo se debe a la utilización de tipos de cuidado informal (principalmente parientes en la casa del niño o fuera del hogar del niño y no parientes que cuidan de manera individual al niño en su propio hogar), mientras que el cuidado formal (aquellas formas de cuidado que se basan en la atención de los niños y niñas en centros) no afecta de manera negativa el desarrollo. De hecho, los estudios también reportan que el cuidado formal fuera del hogar puede tener efectos significativamente positivos en casos en que los niños provienen de hogares más vulnerables, por ejemplo, hogares de madre menos educada o estrato socioeconómico más bajo.